Rupal, áreas del norte, Pakistán (2004)

(Pakistán) 140 Niño, Rupal

Desde fuera, la vida en los países pobres puede parecer romántica: aire libre, montañas, mar, naturaleza, tradición…
Pero bajo la superficie aflora una paisaje más real, despojado de todo idealismo.
Solo los niños disfrutan de un paraíso ficticio, ajenos a las miserias del entorno y a las perspectivas del futuro.
Cuando posan ante la cámara su expresión refleja la dureza de la vida, como si por un momento olvidaran su inocencia.

Aurora polar, Snaefellsnes, Islandia

Según una leyenda nórdica, las auroras boreales (de Aurora, diosa romana del alba) son el reflejo del sol en las armaduras y los escudos de las valkirias, vírgenes guerreras al servicio de Odín. Hoy la explicación es más científica, aunque no por ello está exenta de belleza y misterio.
En el núcleo del Sol la temperatura y la presión son tan elevadas (15,7 millones kelvin y unos 25 billones de kPa, o 250.000 millones de atmósferas terrestres) que consiguen vencer la fuerza electrostática de los átomos, y como consecuencia el hidrógeno se fusiona en helio. En este proceso cuatro núcleos de hidrógeno (protones) se unen para formar un núcleo de helio, lo que genera enormes cantidades de energía en forma de protones, positrones, electrones, neutrinos y rayos gamma.
El plasma (gas con carga eléctrica) más caliente aflora hacia la superficie del Sol y el más frío se hunde, formando células de convección que generan potentes campos magnéticos. En algunos puntos estas bolsas de plasma atraviesan la corona solar (atmósfera exterior), donde la elevada temperatura, superior a 1.000.000 kelvin, consigue arrancar los electrones de todos los elementos excepto de los más pesados, como el hierro y el calcio.
Millones de toneladas de partículas atómicas (el viento solar) salen disparadas hacia el espacio a velocidades de entre 300 y 800 km/segundo, y unos tres días después impactan con la magnetosfera de la Tierra, que los desvía hacia el espacio exterior. Pero una pequeña parte penetra en la termosfera y colisiona con átomos y moléculas de oxígeno y nitrógeno a diferentes alturas, entre 60 y 500 km por encima de la superficie. La carga eléctrica de las partículas solares se transfiere al oxígeno y al nitrógeno, que generan luz durante 0,5 – 1 segundo, lo que explica el lento baile de las auroras polares.

Niña cargando caracolas, Pangane, Mozambique (2007)

Cada día al caer el sol, el padre de esta niña se echa a la mar y no regresa hasta el amanecer. Las mujeres y los niños recogen leña, recolectan caracolas durante la bajamar, venden en el mercado la pesca del día y cocinan.
Hace años, este arduo trabajo se veía recompensado por un mar con abundantes recursos que procuraba alimento a toda la población costera.
Pero en Occidente queremos pescado, mucho, barato y de calidad. Y tenemos dinero para comprar permisos de explotación pesquera a gobiernos de países pobres.
España, Portugal, Francia y Grecia han adquirido derechos de pesca en caladeros de Mozambique. A pesar de las contraprestaciones, los grandes barcos piscifactoría dejan poco a poco sin sustento a muchas familias.
Las consecuencias de la política pesquera de Occidente se relatan con crudeza y escalofriante veracidad en el documental “La pesadilla de Darwin”, de Hubert Sauper.
Los peces de África son bienvenidos en Europa, las personas, no.

Pescadores, Pulau Sikandang, Sumatra, Indonesia (2001)

Hasta hace unos años los habitantes de estas idílicas islas de Indonesia usaban dinamita y cianuro para pescar: la forma más rápida, cómoda y productiva de ganarse la vida a corto plazo. En poco tiempo el coral quedó destruido y los peces migraron a zonas menos contaminadas.
Gracias a la educación medioambiental y a las lecciones del tiempo, poco a poco la vida marina ha ido repoblando este refugio natural. Pero todavía hoy el fondo sigue tapizado de coral muerto.
El incremento de acidez (pH) de los océanos, a causa de la absorción del CO2 amosférico, está provocando graves problemas en casi todos los organismos marinos. En menos de 100 años el mundo será un lugar muy diferente.