Duncansby Head, Highlands, Escocia (1995)

(Escocia) 72 BN Stacks of John O Groats, Duncansby Head

Esta fotografía me sirve de marco para reflexionar sobre la complicada relación entre el ser humano y la naturaleza.

Los países más sabios encauzan su desarrollo hacia la conservación del medio ambiente. Gracias al lento y seguro poso de la educación y la cultura sabemos que el futuro de la diversidad de la vida está en manos de lo que hagamos en el presente.
La contaminación y los gases de efecto invernadero modifican lentamente el equilibrio ecológico del planeta. La inercia es tan elevada que muchos cambios ya son inevitables. Sin embargo, es crucial desarrollar protocolos de conservación efectivos para no empeorar todavía más la salud de la biosfera. No obstante, incluso el modelo 450 (450 ppm de CO2 en la atmósfera), el más limpio de todos los escenarios que se contemplan, incrementaría la temperatura media del planeta en unos 2 ºC hacia 2035.
En la actualidad China ya es el país que más CO2 emite a la atmósfera, por delante de Estados Unidos, pero también es el primero en energías renovables. Poco a poco, o muy rápido, países como China, India e Indonesia se van incorporando al mundo moderno. Y África, ese gran continente a la deriva, también despertará algún día. El hambre de energía y de recursos naturales parece no tener límite.
Un mundo sin hidrocarburos es hoy por hoy una utopía. Para ello habría que abandonar nuestro modelo de vida, reducir drásticamente la población mundial e invertir masivamente en investigación y desarrollo de sistemas de producción de energía limpia. Los hidrocarburos no se acaban, pero cada vez resultará más cara su extracción, para el bolsillo y para la vida de muchas especies. El petróleo y el gas no convencionales, además del licuado de carbón, podrían alargar muchos años nuestra dependencia del legado que nos ha dejado el Sol a lo largo de millones de años. La pregunta es si nos lo podemos permitir.

Hasta ahora, la máxima del ser humano, el patrón de riqueza, ha sido el crecimiento, “cuanto más, mejor”. Hoy se debería cambiar por el progreso sostenible, “suficiente es mejor”.
Pero es muy probable que la historia de la humanidad no sea uno de esos cuentos con final feliz.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s