Chitral, Áreas del norte, Pakistán (2004)

(Pakistán) 156 Hombre, Chorit

Los viajes en transporte público forman parte de la apasionante aventura del conocimiento de un país.
Un largo trayecto en autobús me ofreció la posibilidad de introducirme un poco en la cultura y la sociedad pashtunes. Después de las habituales presentaciones de rigor, mi compañero de asiento me pregunta:
“¿Estás casado? ¿Eres musulmán?”. El matrimonio y la religión son los dos pilares que dan sentido a la vida en Pakistán.
Era un hombre pobre, de edad incierta. Me dijo que yo era su invitado y que no tenía que pagar ninguna comida durante el viaje. Y así fue. Hablamos sobre mi país y el suyo, de religión, de la vida, de nuestras costumbres…
Al llegar a Chitral, sobre la una y media de la madrugada, me ayudó a encontrar alojamiento, el único abierto en el pueblo. Era un agujero inmundo y lleno de bichos indeseables. Agotado, me tendí en la cama vestido, pero al cabo de unas tres horas salí a la calle. Me picaba todo el cuerpo. Cuando empezaba a clarear un hombre me invitó a desayunar en su puesto del bazar, y luego me acompañó a un hostal limpio, tranquilo y muy agradable.
Dos desconocidos me habían dado una valiosa lección de tolerancia, hospitalidad y humildad.

“Una verdad a medias conduce a una gran mentira”

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s