Niñas en la playa, Ibo, Mozambique (2007)

En Mozambique es habitual la presencia de hoteles de lujo junto a barrios de chabolas, donde la gente malvive como puede. El aire acondicionado, las baldosas de mármol, la suntuosa decoración y el eco de las pisadas ocultan la pobreza y el hambre. El corazón se encoje ante toda esa riqueza desmedida.
“Los extranjeros son ricos; su deber es darnos dinero.” Así piensa casi todo el mundo. Poca gente ve al “blanco” como a una persona; para la mayoría es tan solo una fuente de dólares. El turismo de grupo y de alto standing contribuye a reforzar este pensamiento.
Un día, mientras daba un paseo por la isla de Ibo, vi como un turista, alojado en un hotel que costaba 400 dólares la noche, repartía billetes de un dólar a un grupo de niños desde lo alto de un todo terreno, como si fueran caramelos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s