Machir Bay, Islay, Escocia (1998)

En mi segundo viaje por Escocia recorrí en bicicleta algunas de las islas menos pobladas de las Hébridas interiores. Durante casi un mes pedaleé por carreteras locales, pistas y caminos bajo una fina cortina de agua, con viento en contra, a favor y de lado. Muy pocas veces lucía el sol. La lluvia era un elemento más de un paisaje brumoso y gris, melancólico o alegre, dependiendo de mi estado de ánimo.
Algunas noches soplaba un viento furioso: rugía en las montañas abriéndose paso sin nada que le frenara. Una vez, la tienda cedió y tuve que salir bajo la lluvia para clavar de nuevo las piquetas.
Buenos y malos momentos, como en todas las aventuras. En la memoria guardo bellos paisajes, playas desiertas, naturaleza y ejercicio al aire libre en absoluta libertad. Una experiencia imborrable que me acompañará toda la vida.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s