En un barrio de Rawalpindi, Pakistán (2004)

En las ciudades de Pakistán grandes fortunas conviven con grandes miserias.
El desembarco de empresas internacionales genera nuevos puestos de trabajo, pero rara vez supone una mejora apreciable en las infraestructuras del país ni en el nivel de vida de las clases sociales más desfavorecidas. El gasto social es prácticamente nulo en una nación donde los ricos no pagan impuestos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s